Mancias


Las mancias se han utilizado desde la antigüedad y hay una diversidad de métodos adivinatorios, algunos muy curiosos y poco conocido y otros más conocidos. Los árabes, babilonios, caldeos, utilizaban mucho las mancias para la adivinación, por ello la gente acudía a ellos para pedirle consejo y para que los pudiera guiar en las decisiones que pudiera tener que tomar a lo largo de su vida.

Una de las mancias de la edad media es la quiromancia (lectura de las líneas de la mano) fueron estudiadas en diferentes universidades con mucha disciplina y respeto hacia estas, aunque con el tiempo fueron quedando en el recuerdo.

En esta nueva época la ciencia cree más en los fenómenos irracionales que se producen en el cerebro tras la meditación y la actividad de las ondas.

Las mancias y la cartomancia están estrechamente relacionadas, ya que la cartomancia es el arte de adivinación con cartas y las mancias hacen relación a cualquier tipo de adivinación del futuro, bien se puede realizar con cartas, con piedras o con cualquier cosa por rara que parezca, así como la dadomancia, pasando por el péndulo o el diccionario de los sueños entre otros.

La cartomancia se puede realizar con cualquier baraja y nos dará información de futuro próximo.

La cartomancia consta de tres procedimientos de interpretación:

  • Procedimiento del magnetismo, utiliza la energía del vidente para la lectura
  • Procedimiento de la concentración, se utiliza poco por ser muy complejo ya que hay que tener la mente absolutamente dominada para poder realizarlo.
  • Procedimiento de la intuición, depende del estado de ánimo del vidente, aunque es muy utilizado tendremos que fiarnos de la intuición del vidente y que su estado de ánimo sea el más óptimo para obtener una buena lectura. 

Al igual que en el tarot en la cartomancia también intervienen los arcanos mayores que son 22 cartas llamadas también triunfitos por su importancia y los arcanos menores que son 56 cartas divididas en cuatro palos, espadas, bastos, oros, copas.

La baraja española también cobra mucha importancia en la cartomancia, al igual que la quiromancia, que en los últimos años ha adquirido una importancia muy considerable, ya que, mediante su línea de la vida, la línea de la cabeza, la línea del corazón, el sol, el anillo de venus, la línea de mercurio y de la suerte, el vidente nos puede dar unas series de recomendaciones sobre lo que el futuro nos puede predecir.